Un estudio ha examinado los hábitos alimenticios de más de 18.300 adultos en Estados Unidos, y se encontró que la mayoría de las personas que aumentaron su consumo de agua del grifo en 1 por ciento redujeron su ingesta calórica diaria total, así como su consumo de grasas saturadas, azúcar, sodio y colesterol.

 

Fuente:  R. An, J. ‎McCaffrey. Plain water consumption in relation to energy intake and diet quality among US adults, 2005-2012Journal of Human Nutrition and Dietetics, 2016; DOI: 10.1111/jhn.12368